Y tú, ¿qué motivos tienes?

En otras ocasiones he escrito sobre la motivación y el compromiso; como cuando la primera desaparece, debe de quedar la segunda.

Podría decir que llevo un mes algo desmotivado. La experiencia del proyecto no está siendo la esperada, varios países, estilos de vida, la distancia, etc. terminan haciendo mella. Y sí, se aguanta. Se sostiene. Se mantiene. Pero ni es cómodo, ni es fácil, ni te sientes bien.

Hace unos días que me empiezo a encontrar mejor: tengo un gran equipo detrás que me da tranquilidad a la hora de trabajar y saber que estamos en el camino correcto y ese ha sido un gran punto de apoyo. Grandes personas que descubrí y sigo descubriendo.

Pero, ¿qué ha cambiado hoy? ESTO

 

Hace unos meses me comprometía con mi comité a ser el presidente local durante el term 17-18 de AIESEC for Málaga. Y he estado tan centrado que hasta he olvidado el porqué di el paso.

No es algo fácil. No es algo cómodo. Pero era algo necesario. Es algo necesario. Porque quiero cambiar las cosas y solas no se van cambiar. Porque quiero dar la oportunidad a mi generación y las futuras de poder vivir en un mundo mejor. Es una decisión que tomé porque es mi responsabilidad contribuir al desarrollo de las personas y esta es mi manera: potenciando el liderazgo en los jóvenes. Es algo por lo que lucho día a día y de lo que me siento orgulloso. Es algo en lo que invierto la mayor parte de mi tiempo aunque mucha gente no logre comprenderlo.

Porque estoy cambiando el mundo a mejor.

Porque me estoy cambiando a mejor.

IMG_8220.JPG

Anuncios

A propósito de la CULTURA

La cultura es, sin lugar a dudas, la base del éxito a largo plazo.
Podrás tener a los mejores trabajando para ti; pero si no creen en el proyecto, si no creen en lo que hacéis, difícilmente podrás conectar con ellos. Y esas conexiones, llamémoslas sinergías, son claves para un triunfar.
La cultura y el compromiso son el paso siguiente a la motivación y pasión.
Ambas, sobre todo la motivación, desaparecen en cuestión de tiempo: primeros tropiezos importantes, falta de resultados, etc.
Es ahí, donde aparece el compromiso. El momento de dar un paso adelante, afrontando los resultados y aguantando. Confiando en tu equipo. Confiando en ti.
El compromiso es la parte de mí (de ti y de todos) que nos hace permanecer impasibles. Duros aunque duela. Son todos esos sacrificios que hacemos por lo que creemos (aunque en algunos momentos creamos un poquito menos).
Aunque son ideas y términos diferentes, cultura y compromiso deberían ir de la mano; puedes sobrevivir X tiempo con compromiso, pero si quieres crecer mirando al futuro necesitas cultura.
Y esa cultura no es más que compromiso con la visión.
IMG_1855